Saltar al contenido

Declaración conjunta del Foro Internacional de Medicina Interna, la Sociedad Argentina de Medicina y la Sociedad de Medicina Interna del Uruguay

    La obesidad es una enfermedad

    En el Dia Mundial de la Obesidad, las entidades científicas nos reunimos para concientizar sobre el problema que genera la enfermedad en la población general y en el sistema de salud. En los últimos 40 años, las cifras de obesidad se han triplicado en el mundo, el 39% (más de 1900 millones) de la población mayor de 18 años tiene sobrepeso y el 13% son obesos y, si la tendencia se mantiene para el año 2030, casi la mitad de la población adulta podría tener sobrepeso u obesidad.

    La Encuesta Europea de Salud 2020, mostró que en España la prevalencia de obesidad es del 16% y de sobrepeso del 37,6% y aumenta en todos los grupos de edad hasta los 75 años. En 2010, se estimó que el sobrepeso y la obesidad a nivel mundial causaron 3.4 millones de muertes, 3.9% de años de vida perdidos y 3.8% de años de discapacidad – DALYs (Disability Adjusted Life Years) incluso valores mayores comparados con la desnutrición. A nivel del sistema de salud, se ha estimado que el sobrepeso ocasiona un aumento del 20% en los costes de atención sanitaria y, en caso de los individuos obesos, este incremento sería del 50% y el problema es aún mayor al valorar los costos indirectos en ausentismo laboral y disminución en la productividad laboral.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) de acuerdo con la clasificación internacional de enfermedades, define a la obesidad como el anormal o excesivo almacenamiento de grasa, que se desarrolla a partir de una interacción del genotipo y el medio ambiente generando un disbalance energético y que implica la integración de factores sociales, conductuales, culturales, fisiológicos, metabólicos y genéticos. Es una enfermedad crónica, recurrente y progresiva, asociada con gran aumento de la morbimortalidad y crecientes costos de la salud.

    La Federación Mundial de Obesidad (World Obesity Federation, WOF) ha definido la necesidad de una acción inmediata para la prevención y el control. Numerosos estudios han demostrado una relación entre la obesidad y diabetes así como con enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, dislipemia, infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardiaca, arritmias cardiacas), respiratorias (apneas del sueño), osteoarticulares, renales, hepáticas y canceres. La obesidad incrementa la morbilidad y mortalidad directa e indirectamente, así como la pérdida de peso reduce los factores de riesgo de estas enfermedades.

    El tratamiento de la obesidad debe ser integral e interdisciplinario, con un abordaje cognitivo-conductual, ejercicio físico, nutricional, médico farmacológico y eventualmente quirúrgico, con el fin de lograr un estado metabólico saludable y sostenible. Se deben generar políticas públicas claras, concretas y eficientes, educando a la población con información basada en la evidencia científica, que deje claro las causas y consecuencias de esta enfermedad, promoviendo estilos de vida saludables desde la infancia y garantizando el tratamiento sostenido desde cuatro pilares básicos: nutricional, cognitivo conductual, actividad física y médico- quirúrgico. El sistema de salud debe brindar acceso a medicamentos efectivos y a la cirugía bariátrica para aquellos pacientes con obesidad que cumplan la indicación médica.

    Es la enfermedad crónica más prevalente, con bajo tratamiento y control, donde tanto la sociedad como el personal de salud presentan una percepción subestimada de esta patología. Los profesionales de la salud deben iniciar una atención al paciente sobre sus valores y objetivos para el tratamiento, facilitar la reflexión y fomentar la responsabilidad para promover mejoras a largo plazo. El objetivo de una evaluación adecuada del paciente con obesidad es recopilar información para confirmar el diagnóstico, determinar la gravedad de la enfermedad y comorbilidades relacionadas, identificar desencadenantes y conductores, y guiar la atención apropiada en un entorno clínico imparcial y libre de estigmas.

    Enfrentar a la obesidad lograría reducir la mortalidad, mejorar la calidad vida y reducir el gasto sanitario.


    Foro Internacional de Medicina Interna
    Sociedad Argentina de Medicina
    Sociedad de Medicina Interna del Uruguay